Parroquia de San Jose de las Matas

 
Vine a alabar a Dios.
Vine a alabar a Dios.
Vine a alabar su Nombre.
Vine a alabar a Dios. 
 
Él vino a mi vida
en un día muy especial,
cambió mi corazón
en un nuevo corazón
esa es la razón
por la que digo que...
¡Vine a alabar a Dios! 

 
Estribillo final: terminar en SOL
 

Escucha, tú, la Palabra de Dios José María López (coro de la Parroquia de Santo Domingo, Ourense)

 
Escucha, tú, la Palabra de Dios,
no solo con tus oídos, 
también con tu corazón.
Escucha, tú, la Palabra de Dios,
estate siempre atento a su voz. 
 
 
Escucha, tú, la Palabra de Dios,
no solo con tus oídos, 
también con tu corazón.
Escucha, tú, la Palabra de Dios,
estate siempre atento a su voz.
 
Déjala entrar dentro de tu corazón, 
pásala a tu mente y a tu situación; 
vívela, vívela en tu realidad, 
haz que por tu vida llegue a los demás.

 
Estribillo
 
Si tus manos son instrumento de Dios, 
da tu pan al pobre, préstale tu voz, 
ama a Dios, ama a Dios con tu caridad; 
oye su Palabra con sinceridad.

 
Estribillo
 

Sois la sal Luis Guitarra

Sois  la sal,
que puede dar sabor 
a la vida.
Sois la luz,
que tiene que alumbrar,
llevar a Dios. 

Santo Jesuita Versión del link con guitarra: canal sevilla28SR

 
Santo, Santo, Santo-o-o,
Santo es el Señor,
Dios del Universo-o,
Dios del Universo-o-o.
Santo, Santo, Santo-o-o,
Santo es el Señor,
Dios del Universo-o,
Dios del Universo-o-o. 
 
Llenos están el cielo y la tierra de tu Gloria.
Hosanna en el cielo-o-o. Hosanna en el cielo-o-o.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo-o-o. Hosanna en el cielo-o-o-o.

 
Estribillo final una vez y terminar en DO.
 

Da la paz, hermano, da la paz;
constrúyela en tu corazón
y con tu gesto afirmarás
que quieres la paz.
Que tu paz, hermano, sea don,
es el mejor signo de amor
que Tú nos puedes ofrecer:
abrazo de paz.

 
(Paz en la tierra,
paz en las alturas,
que el gozo eterno reine
en nuestro corazón.)(Bis)
(Terminar el bis: ... en nuestro corazón.)
 
Segunda voz del estribillo:
Paz, paz, paz, Señor,
paz, paz, paz, Señor.
que el mundo vive sediento de paz,
sediento de tu amor.
Dame de esa paz, paz, paz, Señor,
paz, paz, paz, Señor,
que el mundo vive sediento de paz,
sediento de tu amor.

Recíbeme Jaire

 
RECÍBEME              
CON TODA LA MISERIA QUE HAY EN MÍ                     
CON TODOS LOS DESEOS DE SEGUIR          
POR TU CAMINO.
      
ILUMINAR                           
ES HOY EL RETO EN LA OSCURIDAD                      
SERVICIO, ENTREGA EN FIDELIDAD,   
HASTA LA MUERTE.
 

              
Hoy es tiempo de dar                            
a manos llenas lo que se nos dio.            
Brillar, hasta consumirse
iluminar a un mundo en penumbras,
hasta que no quede yo sino tú.  

 
RECÍBEME              
CON TODA LA MISERIA QUE HAY EN MÍ,                     
CON TODOS LOS DESEOS DE SEGUIR          
POR TU CAMINO.
      
ILUMINAR                           
ES HOY EL RETO EN LA OSCURIDAD,                      
SERVICIO, ENTREGA EN FIDELIDAD,   
HASTA LA MUERTE.
 
    
              
No se enciende una lámpara                      
para ponerla bajo el celemín.
              
La luz que encendiste en mí
la ponga yo en lo alto
y que María me ayude a decir sí.  

 
RECÍBEME              
CON TODA LA MISERIA QUE HAY EN MÍ                     
CON TODOS LOS DESEOS DE SEGUIR          
POR TU CAMINO.
      
ILUMINAR                           
ES HOY EL RETO EN LA OSCURIDAD,                      
SERVICIO, ENTREGA EN FIDELIDAD,   
HASTA LA MUERTE.
 

RECÍBEME

María de Jesús Gonzalo Mazarrasa (Cantado por el Coro Maranatha)

Eres más que el mar, 
la gota de rocío en el arenal,
la flor nacida en medio del pedregal 
a fuerza de esperanza, fe y caridad, 
así eres tú, María de Jesús.
(o también "así eres tú, María de Jesús.")

Siento una vez más 
tu mano dirigiendo mi caminar, 
tus ojos encendiendo mi oscuridad, 
tu corazón de Madre latiendo está, 
junto a la Cruz, María de Jesús.  
(o también "junto a la Cruz, María de Jesús. ")

 
Llévame hasta Él
y esconde mi lucero en su amanecer, 
aviva en mi alma el fuego de su querer 
y apagaré mi sed. 
Dame de beber 
la sangre del cordero que fue a nacer 
del seno inmaculado de ti, mujer,  
de noche y en Belén. 
 
Sólo una vez más,
dirige mi sendero hacia ese portal 
y esconde mi camino en tu caminar 
para borrar las huellas de todo mal, 
danos tu luz, María de Jesús. 

Soy como el cristal, 
que deja cada día la luz pasar,
que encierra claridades por donde va,
soy como luna llena, para brillar,
así soy yo, la madre del Señor.

 
Estribillo final (bis)