Parroquia de San Bruno

Señor, ten piedad de nosotros. (Bis)
Cristo, ten piedad de nosotros. (Bis)
Señor, ten piedad de nosotros. (Bis)

Primera vez: chicos.
Bis: chicas

Habla, Señor Hermana Glenda

Habla, Señor, que tu siervo escucha.
Habla, Señor, que tu siervo escucha.
(Muéstrame tu Voluntad
a través de la Palabra,
quiero conocerte más
para amarte y seguirte.) (Bis)

Santo Händel

Santo,    Santo, 
Santo es el Señor,
Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra
de tu Gloria, Hosanna.

 
(Hosanna, Hosanna,
Hosanna, en el cielo.) (Bis)
 
Bendito el que viene
en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo, Hosanna.

 
Estribillo 
 
Nota: Pausa entre estribillo y segunda estrofa.

La Transfiguración Padre Edgar Larrea

Oraba en el monte cuando se transfiguró,
su ropa fulguró con blanca luz.
Elías y Moisés, aparecieron para hablar
de su partida de este mundo en Jerusalén.
Pedro quiso hacer
tres chozas, para descansar
cuando una nube los cubrió
y en ella Dios habló:

 
Este es mi Hijo, mi amado, escúchenlo.
Este es mi Hijo, mi amado, escúchenlo.
Hagan suyo su camino, el camino de su amor.
Síganlo en obediencia, por su cruz, hasta su luz.
 
Jesús muestra su gloria a Pedro, Santiago y Juan;
revela su misterio de "Hombre, Dios".
No todo acabará en el fracaso de la cruz
por medio de la muerte se abrirá un reino de luz.
No es tiempo de acampar
al mundo hay que transfigurar.
Nos vamos transformando
en imagen de Jesús.

 
Estribillo
 

Alma de Cristo Texto de San Ignacio de Loyola

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh, mi buen Jesús, óyeme!
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame 
e ir a Ti, mándame.
Con tus santos yo te alaba
por los siglos de los siglos. Amén.
Con tus santos yo te alabaré.

Nota: el instrumento de la caja 
entra al comienzo de la frase: 
"Del maligno enemigo..."

Dulce Madre Jésed

Dulce Madre, no te alejes,
tu vista de mí no apartes,
ven conmigo a todas partes,
sola nunca me dejes.
ya que me proteges tanto,
como verdadera Madre,
haz que me bendiga el Padre,
el Hijo y el Espíritu Santo,
haz que me bendiga el Padre,
el Hijo y el Espíritu Santo.