Parroquia de San Bruno

 
Jesús está entre nosotros,
Él vive hoy
y su Espíritu a todos da.
Jesús, razón de nuestra vida,
es el Señor,
nos reúne en pueblo de amor.
 
Cambia nuestras vidas con tu fuerza,
guárdanos por siempre en tu Presencia.
Tú eres verdad, Tú eres la paz. 

 
Estribillo
 
Rompe las cadenas que nos atan.
Llénanos de gracia en tu Palabra.
Gracias, Señor, gracias, Salvador. 

 
Estribillo
 
Nuestras existencias hoy te alaban.
Nuestros corazones te dan gracias.
Tú eres amor, eres canción. 

 
Estribillo final: terminar en el acorde 
con el que se comienza el canto.
 

Gloria a Dios Kairoi

No sé cómo alabarte, ni qué decir, Señor, 
confío en tu mirada que me abre el corazón. 
Toma mi pobre vida, qué sencilla ante Ti, 
quiere ser alabanza por lo que haces en mí.  

 
Gloria, gloria a Dios. 
Gloria, gloria a Dios.
Gloria, gloria a Dios. 
Gloria, gloria a Dios.
 
Siento en mí tu presencia, soy como Tú me ves,
bajas a mi miseria, me llenas de tu paz. 
Indigno de tus dones, mas por tu gran amor,
tu Espíritu me llena. Gracias te doy, Señor.  

 
Estribillo
 
Gracias por tu Palabra, gracias por el amor,
gracias por nuestra Madre, gracias te doy, Señor.
Gracias por mis hermanos, gracias por el perdón,
gracias porque nos quieres junto a Ti, Señor.  

 
Estribillo
 

Canta Aleluya Luis Alfredo Díaz-Britos

 
(Canta Aleluya al Señor. 
Canta Aleluya al Señor.
Canta Aleluya, canta Aleluya,
canta Aleluya al Señor.)(Bis) 
 
Aquí Él está y se mueve entre todos, 
aquí Él está, le sentimos, ¡aleluya! 
Aquí Él está y Él quiere hacer maravillas; 
aquí Él está, le sentimos, ¡aleluya!

 
Estribillo
 
El Señor es Señor, le alabamos, le adoramos. 
El Señor, es Señor, le cantamos, ¡aleluya! 
El Señor es Señor y alzamos nuestras manos, 
el Señor hoy y ayer y por la eternidad. 

 
Estribillo
 

El Señor nos ha reunido junto a Él. 
El Señor nos ha invitado a estar con Él. 

 
En su mesa hay amor 
la promesa del perdón, 
y en el Vino y Pan, su corazón. 
En su mesa hay amor 
la promesa del perdón, 
y en el Vino y Pan, su corazón. 
 
Cuando, Señor, tu voz, 
llega en silencio a mí 
y mis hermanos me hablan de Ti, 
sé que a mi lado estás, 
te sientas junto a mí,
acoges mi vida y mi oración. 

El Señor nos ha reunido junto a Él  

Santo es el Seño-o-o-or Carmelitas Misioneras Teresianas (CMT)

 
Santo es el Señooor,
Dios del universo oo.
Cielo y tierra están llenos de Ti.
 
Y bendito el que viene en el Nombre del Señor.
Hosanna en el cielo, Hosanna en el cielo.

 
Santo es el Señor.
 

Cordero de Dios Versión de Miguel

Cordero de Dios,
Tú, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros,
ten piedad de nosotros.

¡Oh! Cordero de Dios,
Tú, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros,
ten piedad de nosotros.

¡Oh! Cordero de Dios,
Tú, que quitas el pecado del mundo.
danos la paz, 
danos la paz.

Él vendrá y te salvará Martín Valverde

Dile a quién sufre en su soledad:
no debes temer,
pues el Señor, tu Dios poderoso,
cuando invoques su Nombre, 
Él te salvará.

 
Él vendrá y te saalvará,
Él vendrá y te saalvará.
Dile al cansado que Él pronto volverá.
Él vendrá y te saalvará.

Él vendrá y te saalvará,
Él vendrá y te saalvará.
Alza tus ojos hoy, Él te levantará,
Él vendrá y te saalvará.
 
Dile a quién tiene herido el corazón:
no pierdas la fe,
pues el Señor, tu Dios, con su gran amor,
cuando invoques su nombre,
Él te salvará.

 
Estribillo
 

 
Versión Parroquia san Bruno-Misa de 20h:
 
Eres madre muy sencilla, 
criatura del Señor.
Virgen pobre, Madre mía, 
llena de gracia y de amor.
Fuiste arcilla entre sus manos 
y el Señor te modeló.
Aceptaste ser su esclava 
siempre dócil a su voz.

 
(Yo quiero ser 
arcilla entre sus manos. 
Yo quiero ser 
vasija de su amor.) (Bis)
Quiero dejar lo mío 
para Él, para Él.
 

 
Versión original:
 
Eres madre muy sencilla, 
criatura del Señor.
Virgen pobre, Madre mía, 
llena de gracia y de amor.
Fuiste arcilla entre sus manos 
y el Señor te modeló.
Aceptaste ser su esclava 
siempre dócil a su voz.

 
(Yo quiero ser 
arcilla entre sus manos. 
Yo quiero ser 
vasija de su amor.) (Bis)
Quiero dejar lo mío 
para Él, para Él.
Yo quiero ser 
arcilla entre sus manos. 
Yo quiero ser 
vasija de su amor.
 
No entendías sus palabras,
pero respondes con fe.
Dejas que su amor te guíe,
confiando siempre en Él.
Por su espíritu de vida
te dejaste transformar,
te abandonas en sus manos
para hacer su voluntad.

 
Estribillo