Parroquia de San Bruno

 
Jesús está entre nosotros,
Él vive hoy
y su Espíritu a todos da.
Jesús, razón de nuestra vida,
es el Señor,
nos reúne en pueblo de amor.
 
Cambia nuestras vidas con tu fuerza,
guárdanos por siempre en tu Presencia.
Tú eres verdad, Tú eres la paz. 

 
Estribillo
 
Rompe las cadenas que nos atan.
Llénanos de gracia en tu Palabra.
Gracias, Señor, gracias, Salvador. 

 
Estribillo
 
Nuestras existencias hoy te alaban.
Nuestros corazones te dan gracias.
Tú eres amor, eres canción. 

 
Estribillo final: terminar en el acorde 
con el que se comienza el canto.
 

Aleluya de la Tierra Brotes de Olivo

 
"Aleluya", canta
quien perdió la esperanza;
y la tierra sonreirá.
¡Ale-lu-u-ya!
 
Lo cantamos 3 veces: 
la primera con arpegio, 
la segunda con rasgueo suave, 
la tercera con rasgueo fuerte; 
subiendo, escalonadamente, el volumen de la voz en cada una de ellas.

Ofertorio Eduardo Ortiz Tirado

Esto que te doy es vino y pan, Señor,
esto que te doy es mi trabajo,
es mi corazón, es mi alma,
es mi cuerpo y mi razón,
el esfuerzo de mi caminar. 

 
Toma mi vida, ponla en tu corazón.
Dame tu mano y llévame.
Cambia mi pan en tu Carne
y mi vino en tu Sangre
y a mí, Señor, renuévame, 
límpiame y sálvame.
 
Esto que te doy, mi vida es, Señor, 
es mi amor, también es mi dolor, 
es la ilusión de mis sueños, 
es mi gozo y mi llorar, 
es mi canto y mi oración. 

 
Estribillo
 
Esto que te doy no solo yo, Señor,
esta voz también es de mi hermano,
es la unión la paz y el orden, 
la armonía y felicidad,
es un canto en comunidad.

 
Estribillo
 

Santo Francisco Palazón

Intro:
   

Santo, Santo, Santo,
Santo es el Señor,
(Santo es el Señor,
Dios del Universo.) (Bis)

Llenos están el cielo
y la tierra de tu Gloria.

 
Hosanna, hosanna,
hosanna en el cielo.
Hosanna, hosanna,
hosanna en el cielo.
 

Bendito el que viene
en nombre del Señor.

 
Estribillo
 

Háblame Kairoi

Yo siento, Señor, que Tú me amas;
yo siento, Señor, que te puedo amar.
Háblame, Señor, que tu siervo escucha,
háblame, ¿qué quieres de mí?

 
Señor, Tú has sido grande para mí,
en el desierto de mi vida: ¡háblame!
Yo quiero estar dispuesto a todo,
toma mi ser, mi corazón es para Ti,
(por eso canto tus maravillas, 
por eso canto tu amor.) (Bis)
 
Te alabo, Jesús, por tu grandeza,
mil gracias te doy por tu gran amor.
Heme aquí, Señor, para acompañarte,
heme aquí, ¿qué quieres de mí?

 
Estribillo final: terminar en DO, alargando en voz, el SOL.
 

Dijiste "sí" Luispo (P. Luis Poveda Talavera)

 
Versión Parroquia san Bruno-Misa de 20h:
 
Intro:
    

Dijiste "sí" 
y la tierra estalló de alegría.
Dijiste "sí"
y en tu vientre latía divina la Salvación.

 
Hágase en mí, de corazón,
la voluntad de mi Señor.
Que se cumplan en mí cada día
los sueños de Dios.

(María, 
las tinieblas se harán mediodía
a una sola palabra que digas,
 en tus labios alumbra ya el sol.

María, 
la doncella que Dios prometía,
un volcán de ternura divina,
primavera de Dios Redentor.)(Bis)
(Si se termina aquí el canto, en el bis: 
primavera de Dios Redentor.)
 
Gabriel tembló, 
conmovido con tanta belleza,
Madre de Dios, 
cuélame en tu mirada de amor de la Anunciación.

 
Hágase en  mí, de cora zón,
la voluntad de mi Señor.
Que se cumplan en mí cada día
los sueños de Dios.

(María, 
las tinieblas se harán mediodía
a una sola palabra que digas,
en tus labios alumbra ya el sol.

María, 
la doncella que Dios prometía,
un volcán de ternura divina,
primavera de un Dios Redentor.)(Bis)
(Si se termina aquí el canto, en el bis: 
primavera de Dios Redentor.)
 
Nota: en el estribillo final, sea cuando sea, 
en el bis, la segunda voz dice: Ave María.

 
Versión original:
 
Intro:
    

Dijiste "sí" 
y la tierra estalló de alegría.
Dijiste "sí"
y en tu vientre latía divina la Salvación.

 
Hágase en mí, de corazón,
la voluntad de mi Señor.
Que se cumplan en mí cada día
los sueños de Dios.

María, 
las tinieblas se harán mediodía
a una sola palabra que digas,
 en tus labios alumbra ya el sol.

María, 
la doncella que Dios prometía,
un volcán de ternura divina,
primavera de Dios Redentor.
 
Gabriel tembló, 
conmovido con tanta belleza,
Madre de Dios, 
cuélame en tu mirada de amor de la Anunciación.

 
Estribillo final (bis):
Hágase en  mí, de cora zón,
la voluntad de mi Señor.
Que se cumplan en mí cada día
los sueños de Dios.

María, 
las tinieblas se harán mediodía
a una sola palabra que digas,
en tus labios alumbra ya el sol.

María, 
la doncella que Dios prometía,
un volcán de ternura divina,
primavera de un Dios Redentor.
(en el bis: primavera de Dios Redentor.)
 
Nota: en el estribillo final, en el bis,
la segunda voz dice: Ave María.