En torno a tu mesa, Señor, te ofrecemos
toda nuestra vida, el vino y el pan.
Son para nosotros, tu Cuerpo y tu Sangre,
promesas de Vida, Luz y Libertad. 

 
Señor, el pan que nos das
borra nuestras miserias.
Señor, tu copa será sangre de vida eterna.
Señor, sabemos que Tú te das sin condiciones. 
Danos tu Espíritu y haz 
de carne los corazones, Señor.
 
Tu Espíritu inflama de amor nuestras vidas.
Nos sigues llamando; Señor, ¿dónde estás?
Mas Tú nos respondes: "Me encuentras amando".
Queremos sentirte nuestro Salvador.

 
Estribillo
 

    Alternativo
  • Álbum
    En torno a tu mesa, 1988
  • Momento
    Ofertorio
  • Tiempo litúrgico
    Pentecostés