Junto a Ti, Señor, 
mi alma se siente feliz,
y tu compañía es necesaria para mí.
La seguridad 
de tu presencia siento en mí,
como la vida que das y brotará sin fin.

 
Repartirás tu pan , tu cuerpo es,
 y ofreceremos la oración. 
Se beberá de Ti, tu sangre es,
amor sin fin, el que nos das. 

Repartirás tu pan, tu cuerpo es,
 y ofreceremos la oración. 
Se beberá de Ti, tu sangre es,
amor sin fin, el que nos das. 
Tu cuerpo y sangre son.
 
Crece la oración, 
la devoción y el gozo en mí.
Mi trabajo ofrezco hoy sin a cambio pedir.
Hay que mantener 
la unión en torno a tu amor,
pues la fe sale de tu grandioso corazón.

 
Estribillo
 

  • Momento
    Ofertorio
  • Tiempo litúrgico
    Ordinario
  • Comentario
    Musiquilla de la película "El príncipe de Egipto". Versionada por el Coro de los Apóstoles
  • Misa de familias