Cuando pienso en el mundo 
que se apaga y se muere 
por la falta de Cristo, 
viendo el caos profundo 
en que se desbarranca la ciega humanidad 
por la falta de Cristo.

 
Del espíritu mismo, de mi espíritu, 
brota un único grito: 
¡Mi vida por Cristo!
No tengáis miedo. 

Abrid el corazón,
abridle a Cristo
el corazón de par en par. 
No tengáis miedo.
 
Viendo la juventud marchita y destrozada en la primavera de su vida
por la falta de Cristo,
quisiera multiplicarme y dividirme para escribir,
predicar y enseñar a Cristo.
 
Estribillo
 

  • Momento
    Comunión
  • Tiempo litúrgico
    Cuaresma
  • Comentario
    Basado en una oración de san Juan Pablo II
  • Todas las misas