Nos volvemos a encontrar una vez más aquí,
como el día en que te conocí.
Hablabas de amar a mis hermanos,
y yo te creí.

Tus palabras me llenaban de a poquito,
se metían en mí corazón,
y cuando intenté seguir tus pasos,
creo que me perdí.


Y hoy te vuelvo a encontrar otra vez,
quiero ir de tu mano hasta el fin.
No sé si esta vez lo conseguiré,
al menos sé que otra vez lo intentaré.

Y si me vuelvo a perder, espera,
no dejes que me aleje, Jesús.

Sé que muchas veces me cuesta encontrarte,
por quedarme en lo superficial;
y mientras aumento tus heridas,
con amor me miras.

Acordate, siempre, siempre, que te quiero,
y que para siempre vas a estar,
porque desde el día en que apareciste,
yo ya puedo amar.


Estribillo


  • Momento
    Post-Comunión/Acción de gracias
  • Tiempo litúrgico
    Ordinario
  • Comentario
    También sirve para Entrada