¡Qué detalle, Señor, has tenido conmigo! 
cuando me llamaste, cuando me elegiste, 
cuando me dijiste que Tú eras mi amigo. 
¡Qué detalle, Señor, has tenido conmigo!
 
Te acercaste a mi puerta, pronunciaste mi nombre, 
yo temblando te dije: “aquí estoy, Señor”. 
Tú me hablaste de un Reino, 
de un tesoro escondido, 
de un mensaje fraterno que encendió mi ilusión.

 
Estribillo
 
Yo dejé casa y pueblo por seguir tu aventura, 
codo a codo contigo comencé a caminar. 
Han pasado los años 
y aunque apriete el cansancio, 
paso a paso te sigo sin mirar hacia atrás.

 
Estribillo
 
Qué alegría yo siento cuando digo tu nombre, 
qué sosiego me inunda cuando oigo tu voz. 
¡Qué emoción me estremece 
cuando escucho en silencio, 
tu Palabra me aviva  mi silencio interior! 

 
Estribillo